Miles de alicantinos comienzan mayo con acento gallego tras el abril más lluvioso en 20 años

Miles de alicantinos han desarrollado de manera espontánea un marcado acento gallego tras las frecuentes e inusitadas lluvias caídas en la provincia a lo largo del pasado mes.

Abril ha sido, según el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, el mes más “mojado” y con menos sol en 20 años para la terreta, circunstancia que ha transformado a sus habitantes como si de Gremlins se tratara.

Además del característico acento gallego, que mezclado con el alicantino da como resultado frases como “yo no creo en las brujas, pero haberlaraylas”, los alicantinos ahora son más indecisos y responden a preguntas con otras preguntas, o en todo caso con un escueto pero contundente “depende”.

La excepción que confirma esa regla es la pregunta de “¿nos tomamor unas cañas o qué?”, que siempre es contestada afirmativamente. Algo con lo que no ha podido ni el abril más lluvioso.

La proverbial indecisión galaica también parece haber arraigado en los principales equipos deportivos de la provincia, como el Hércules, el Elche o el HLA Alicante, pues “nunca se sabe si suben o bajan”.

Otro típico rasgo gallego está calando, nunca mejor dicho, en el espíritu de los alicantinos: sus ganas de trabajar. Tanto es así que se rumorea que hoy, 1 de mayo, incluso moverán un músculo los liberados sindicales. Quien no crea que existan, como las meigas, puede comprobar hoy en la Rambla que está equivocado. O quizá no. Bueno, depende.

La morriña no está confirmado que la sientan los alicantinos y habrá que esperar a que podamos salir de la Comunidad Valenciana para verificarlo ya que, como todo el mundo sabe y respeta (ejem, ejem), hace meses que el confinamiento perimetral nos impide abandonar la que ahora, tras el abril más lluvioso, se ha venido a rebautizar como “a millor pequena terra do món”.

Noticias de humor y sátira. La realidad es demasiado cachonda como para tomársela en serio. El humor posiciona.

0 comments